Terapia física para la ataxia de Friedreich

Fuente

La fisioterapia es importante para controlar los síntomas de la ataxia de Friedreich (FA) y se ha demostrado que tiene un efecto positivo en los pacientes al mejorar el estado físico general.

 

Objetivo de la terapia física para la ataxia de Friedreich

La terapia física para la ataxia de Friedreich (FA) tiene como objetivo prolongar la función motora (la capacidad de caminar) y lograr una mejor calidad de vida el mayor tiempo posible, al tiempo que minimiza el dolor, la deformidad y la discapacidad.

 

Evaluación preliminar

Antes de comenzar un plan de tratamiento, el fisioterapeuta realiza una evaluación exhaustiva del paciente, incluida una evaluación de las quejas, las capacidades funcionales, la postura, el equilibrio, la amplitud de movimiento, la alineación de la columna, la alineación del pie, la flexibilidad y la fuerza muscular, la coordinación, la movilidad, la marcha, resistencia y respuesta cardiovascular a la actividad.

El fisioterapeuta puede establecer un plan apropiado para atender las necesidades específicas del paciente. Un programa de ejercicio en casa individualizado también puede contribuir a la sensación de bienestar del paciente. El fisioterapeuta ofrece un programa de ejercicio en casa razonable, completo y seguro que se revisa regularmente (una vez al año en promedio) de acuerdo con las necesidades del paciente.

 

Tipos de ejercicio físico para la ataxia de Friedreich

 

Ejercicios de fortalecimiento

La terapia física para la ataxia de Friedreich incluye ejercicios de fortalecimiento de baja intensidad que apuntan a prevenir la inmovilidad y preservar la funcionalidad de las extremidades superiores e inferiores. Se debe tener cuidado para evitar la fatiga durante estos ejercicios; deben repetirse con menos frecuencia con pesos bajos y separados por períodos de descanso suficientes.

Los ejercicios de fortalecimiento para los músculos de la cadera y los hombros ayudan a mantener la postura y la función de los brazos y las piernas. Los ejercicios de fortalecimiento de la espalda baja y el tronco ayudan a reducir el dolor causado por la escoliosis (curvatura de la columna vertebral) y mantienen el control del tronco.

 

Ejercicios de estiramiento

El estiramiento de los músculos de las piernas y el arco del pie son importantes para los pacientes con AF debido a la presencia típica de deformidades en el pie llamadas pes cavus. El estiramiento de la columna ayuda a relajar los músculos tensos que resultan de la escoliosis. Si el paciente está en una silla de ruedas, también puede ayudar a estirar los isquiotibiales y los músculos de la cadera para evitar las contracturas (acortamiento permanente de un músculo).

 

Ejercicios de coordinación (entrenamiento de la marcha)

Se recomiendan ejercicios de coordinación para pacientes con ataxia para facilitar la propiocepción (sensación de movimiento, posición y equilibrio), que se pierde en la FA. En los ejercicios de coordinación, se recomienda al paciente que “observe” su movimiento, ya que esto le dará retroalimentación al cerebro y le proporcionará entrenamiento en la marcha. Puede ayudar si los pacientes observan sus pies mientras caminan para mejorar la colocación de los pies y poder ver dónde están sus pies. Un espejo puede ser útil durante estos ejercicios para obtener retroalimentación visual.

Las actividades de coordinación pueden incorporarse a las tareas funcionales diarias, como cocinar, hacer manualidades, escribir o bailar, con instrucciones para que el paciente observe su movimiento siempre que sea posible.

El terapeuta a menudo usa un dispositivo apropiado para garantizar la seguridad durante el entrenamiento de la marcha. Los enrolladores son útiles porque se deslizan suavemente y la mayoría de ellos tiene un asiento para descansar. Es importante mantener la locomoción doméstica y el peso sobre las piernas, incluso si el paciente tiene que confiar en una silla de ruedas para la movilidad.

 

Ejercicios de equilibrio

Los ejercicios de equilibrio pueden ayudar a mejorar o mantener el equilibrio y la estabilidad al sentarse, pararse, caminar y moverse. El paciente debe estar entrenado para evitar el riesgo de caídas y debe recibir instrucciones para hacer estos ejercicios frente a un espejo o para enfocar los ojos en un objeto inmóvil mientras los realiza. También puede ayudar si el paciente se concentra, o piensa en mantenerse estable, al mismo tiempo que piensa en pensamientos positivos sobre el desempeño de la tarea o el ejercicio.

 

Acondicionamiento

Los ejercicios cardiovasculares también deben ser enfatizados para pacientes con AF. El ejercicio moderado generalmente no está contraindicado para los pacientes con AF, ya que las anomalías cardíacas no son de naturaleza oclusiva o esclerótica. Una bicicleta estacionaria puede ser útil ya que el paciente puede sentarse en una base estable mientras hace ejercicio. La natación u otros ejercicios acuáticos también son beneficiosos y fáciles de realizar, ya que los déficits de equilibrio y coordinación tienden a ser menos evidentes y limitantes en el agua.