El arte marcial es un gran aliado para la mejora de la salud de las personas con discapacidad.

En su taller el 26 de noviembre, el cinturón negro de Taiji Quan, Juan Conesa, demostró los numerosos e importantes beneficios del taichi adaptado en áreas como la concentración, la autoconciencia y la relajación.

También habló sobre las mejoras que esta disciplina  provoca sobre el aparato del equilibrio, el sistema cardíaco, la coordinación y las rigideces musculares.