Biontaxis abre una ronda de más de medio millón para investigar enfermedades raras

Fuente: 15 JUN 2021

La start up española busca financiación para probar la terapia AAV-gene, por ahora el único tratamiento existente orientado a la curación de la ataxia de Friedreich.

 

 

La ataxia de Friedreich podría tener cura en pocos años. Biontaxis ha abierto una ronda de 880.000 euros con el objetivo de poder probar su terapia AAV-gene en monos, una etapa que se considera primordial y que es previa a la validación clínica del producto.

 

Esta enfermedad neurodegenerativa se traduce en una pérdida motora, sensorial y cardiaca y acaba postrando al paciente en una silla de ruedas. Según Antoni Matilla, fundador de Biontaxis, la ratio de nuevos casos al año es de 2.8 cada 100.000 personas, una estimación que se traduce en un mercado potencial de 8.900 pacientes.

 

Hasta ahora, la compañía ha conseguido dos millones de euros de fondos públicos y privados. En este último caso, con La Caixa como principal inversor, además de recibir dinero de business angels.

 

 

 

 

El precio estimado del tratamiento para cada paciente es de 540.000 euros, lo que combinado con el crecimiento estimado del mercado potencial, podría generar una facturación de 4.800 millones de euros anuales.

 

El valor actual de la empresa es de cuatro millones de euros y en caso de que los ensayos con primates no humanos sean positivos, desde Biontaxis se asegura poder duplicar el valor de la compañía. Por este motivo, la ronda de financiación actual, y que se hace de la mano de Capital Cell, es considerada cómo “primordial” por parte de la empresa.

 

El proceso de salida de un fármaco al mercado es largo y por ende la inversión necesaria para gestionar todo el proceso es cuantiosa. Biontaxis estima que necesitará14 millones de euros con el objetivo de financiar la totalidad del proyecto durante los próximos cuatro años.

 

 

 

 

La estrategia de salida al mercado, según Matilla, es la de licenciar el fármaco a un partner estratégico de farma una vez completada la totalidad de la fase clínica con éxito.

 

Para asegurar lo que se considera una “posición de mercado única”, ya que la ataxia de Friedreich actualmente no dispone de cura, Biontaxis ha protegido su producto durante veinte años con una patente registrada.