Orgullo y satisfacción al menos…

 

Está claro que el ser humano se acostumbra a todo. Aunque lo que ocurra sean cosas malas o adversas, si llevan aconteciendo mucho tiempo ya se toman por habituales y hasta el sentir se amolda a esas circunstancias e, incluso, hasta la noticias buenas llegan a pasarnos desapercibidas.

 

Ya nos hemos acostumbrado a decir siempre que como somos cuatro gatos no somos rentables y, por ello, hay muy poca investigación en nuestro campo. Y hasta tal punto nos centramos en el pesimismo al que conduce esta aseveración (que por otro lado no deja de ser cierta) que se nos pasan por alto otras cosas positivas que deberíamos celebrar con alegría.

 

Así, corre el peligro de pasar desapercibida una noticia tremendamente importante para “lo nuestro”. Sin embargo, para eso estamos nosotros, para evitar en lo posible que el esfuerzo pase inadvertido, porque sería injusto para todos los involucrados no darle la relevancia que tiene el hecho, que no deja de ser un hito en el mundo de la ataxia española.

 

La noticia en cuestión es que se pone en marcha un ensayo clínico con Calcitriol,  un medicamento que pertenece a los llamados análogos de la vitamina D, y se usa para ayudar al cuerpo a usar más del calcio que se encuentra en los alimentos o suplementos al regular la producción del cuerpo de la hormona paratiroidea. Y se piensa que puede ser un posible aliado terapéutico para la ataxia de Friedreich, porque los niveles de este mineral se encuentran alterados en este tipo de ataxia.

 

Este anuncio debe congratularnos por su dimensión en varios sentidos:

 

En primer lugar porque como todo ensayo es un paso más hacia la búsqueda de la erradicación de la enfermedad, nuestra guerra particular. 

 

Por otra parte, se trata de un ensayo diseñado por nuestros colaboradores científicos más cercanos, participantes en nuestras jornadas científicas. 

 

Es accesible para muchos de los nuestros, porque se desarrolla aquí, en nuestro solar patrio.

 

Y por último, y no por ello menos importante, nos sentimos orgullosos porque este ensayo está financiado por Fedaes, gracias a una de sus becas convocadas el pasado año 2020. Estas ayudas tienen como finalidad el fomento de la investigación en ataxias, mediante la financiación de proyectos de investigación traslacional, en el campo de la Neurología y/o Cardiología.

 

Es motivo de satisfacción el saber que, aun después de veinte años, se continúa teniendo presente uno de los objetivos esenciales que rigen esta Federación de Ataxias de España desde su fundación.(artículo 3, punto f de sus estatutos)

 

Y si encima funciona, ya sería el “ no va más”… Crucemos los dedos.