¿Podrían las estatinas aliviar la enfermedad cardíaca mortal en enfermedades neuromusculares raras?
Un estudio muestra que el medicamento para el colesterol puede ayudar a los pacientes con ataxia de Friedreich

Fuente, 17 de abril de 2018

Fuente:
Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania

Resumen:
La disminución de los niveles de HDL y ApoA-1 en la población general se asocia con un mayor riesgo de muerte por miocardiopatía e insuficiencia cardíaca. Los investigadores encontraron que los pacientes FA tenían niveles séricos de ApoA-I más bajos que los sujetos control sanos. En estudios preclínicos que utilizaron modelos celulares que imitaban las células hepáticas de pacientes con la ataxia de Friedreich (FA), un medicamento ampliamente utilizado para reducir el colesterol, aumentó el precursor de HDL (lipoproteína de alta densidad).

HISTORIA COMPLETA

En estudios preclínicos que utilizaron modelos celulares que imitaban las células hepáticas de pacientes con la enfermedad rara Ataxia de Friedreich (AF), un medicamento para reducir el colesterol ampliamente utilizado aumentó un precursor de HDL (lipoproteína de alta densidad), el “colesterol bueno”, de acuerdo con los nuevos investigación publicada en PLoS ONE de la Perelman School of Medicine de la Universidad de Pensilvania.

La disminución de los niveles de HDL y apolipoproteína AI (ApoA-1) en la población general se asocia con un mayor riesgo de muerte por miocardiopatía e insuficiencia cardíaca. “Encontramos que los pacientes FA tenían niveles séricos de ApoA-I que eran más bajos que los sujetos control sanos”, dijo el autor principal, Ian Blair, PhD, profesor de Sistemas de Farmacología y Translational Therapeutics. El siguiente paso de la investigación, realizado en colaboración con David Lynch, MD, PhD, profesor de Neurología en Children’s Hospital of Philadelphia (CHOP), mostró que las estatinas pueden ayudar a los pacientes con ataxia de Friedreich a aumentar sus niveles naturalmente bajos de ApoA-I y así aumentar sus niveles de HDL, lo que podría ayudar a prevenir enfermedades cardíacas.

La ataxia de Friedreich (AF) es una enfermedad rara diagnosticada en alrededor de 50,000 personas en todo el mundo. Es la forma más común de ataxia heredada, una condición caracterizada por una pérdida progresiva de movimiento y equilibrio coordinados. El inicio de los síntomas por lo general ocurre en la infancia, y la mayoría de los pacientes están confinados a una silla de ruedas a mediados y finales de sus veintes. La mayoría de los pacientes con FA mueren por el engrosamiento de sus paredes cardíacas (miocardiopatía hipertrófica) más que por problemas neurológicos.

En FA, la proteína frataxina se produce en cantidades insuficientes para que las mitocondrias funcionen adecuadamente. Esto sucede debido a una mutación en el gen FXN, que da como resultado una expresión reducida de la proteína frataxina. La frataxina se encuentra normalmente en las mitocondrias de las células y participa en reacciones bioquímicas que producen energía.

Usando un ensayo altamente específico y sensible, los investigadores encontraron una disminución del 22 por ciento en la ApoA-I en la sangre de los pacientes con FA en comparación con las muestras de sangre de las personas sanas no afectadas. Utilizando una línea celular FA experimental, también encontraron que las células sin frataxina producían niveles más bajos de ApoA-I en comparación con los controles. Sin embargo, el fármaco reductor del colesterol simvastatin aumentó los niveles de ApoA-I en un 20 por ciento en estas células.

“Creo que nuestros hallazgos proporcionan evidencia convincente de un ensayo de estatinas en pacientes con AF para reducir potencialmente su riesgo cardiovascular”, dijo Blair. Un problema es que las dosis más altas de estatinas se asocian con miositis (inflamación muscular) y rabdomiólisis (destrucción del músculo esquelético) por lo que sería esencial controlar cuidadosamente estos efectos secundarios, señaló. Además, la administración conjunta del suplemento de coenzima Q10 podría ayudar a reducir el riesgo de efectos secundarios relacionados con los músculos.

En general, Blair sostiene que los beneficios potenciales para los pacientes con AF con bajos niveles de ApoA-I que toman dosis bajas de estatinas superan los riesgos potenciales.

Esta investigación fue financiada por Penn Medicine / CHOP Friedreich’s Ataxia Center of Excellence, en asociación con las familias Hamilton y Finneran.