Estableciendo las metas de Año Nuevo cuando tienes Ataxia de Friedreich

Fuente, 4 DE ENERO DE 2018

Enero es el momento perfecto para nuevos objetivos, nuevos pasatiempos y un nuevo comienzo.

Todo el fenómeno del “año nuevo, nuevo yo” está en pleno efecto con una motivación en su punto más alto. ¡Siempre parece que la gente está más centrada que nunca en esta época del año! Pero ¿por qué esa energía dura aproximadamente un mes y luego, de repente, toma un descanso para los próximos 11? Los gimnasios vacíos y los objetivos de fitness comienzan a perder su importancia. A menudo, las resoluciones de Año Nuevo se vuelven demasiado grandes y la falta de gratificación instantánea causa desilusión.

Reconozcámoslo: no importa quién seas, es imposible convertirse en uno de esos modelos de fitness de Instagram de la noche a la mañana … o nunca. La mayoría de las personas no comprende cuánto tiempo, esfuerzo, dinero y dedicación se necesita para tener una cuenta de ejercicio físico exitosa, sin mencionar el dinero y la búsqueda constante de patrocinios. La ataxia de Friedreich hace que el simple hecho de llegar al gimnasio sea bastante difícil, por lo que la comparación es absolutamente absurda de todos modos.

Cuando tienes una enfermedad crónica como la ataxia de Friedreich, es importante ser un poco más amable contigo mismo al establecer tus resoluciones de Año Nuevo.

En lugar de perder peso, trata de comer un poco más saludable.

Ten un objetivo de vida más saludable en lugar de darte un número de kilos para perder. Recuerda la regla del 80/20: come sano y conscientemente el 80 por ciento del tiempo, pero asegúrate de darte el 20 por ciento del tiempo restante para tus caprichos.

Si quieres una bolsa de Cheetos o patatas fritas, ¡adelante! Siempre y cuando hayas estado comiendo lo que necesitas durante la semana y haciendo cualquier actividad física que puedas, de todos modos, date ese gusto. A veces habrá algunas semanas en las que el porcentaje sea de 65/35 ¡y eso está bien también! La única garantía aquí es que a veces te equivocas. Te perderás los entrenamientos y comerás demasiado, así que tenlo en cuenta cuando te sientas desanimado.

Date un montón de tiempo para lograr tus objetivos.

Prepárate para el éxito, no para el fracaso. Asegúrate de establecer metas alcanzables y darte suficiente tiempo para llegar allí. Es difícil hacer objetivos a largo plazo cuando tienes una enfermedad progresiva que acorta tu vida y parece que el tiempo va mucho más rápido que para las personas que te rodean.

A veces, tirar la toalla y rendirse puede parecer mucho más fácil, y probablemente así sea, pero este es un proceso que vale la pena seguir; Tu cuerpo sentirá la diferencia. Será más fácil seguir una rutina si te mantienes y perseveras. Avanzar diariamente hacia un estilo de vida más saludable eventualmente te llevará a convertirte en la mejor versión de ti mismo en tu propio tiempo.