Buenas noticias por fin para los enfermos que padecen esta terrible dolencia que afecta a un puñado de ciudadanos españoles que ven reducidas sus expectativas de vida. Por fin, la organización “Homeópatas sin fronteras”, los defensores de esta medicina alternativa se ponen manos a la obra y han realizado una generosa donación de 100 garrafas de 6 litros de agua del grifo y tres sobres de azúcar de una conocida franquicia de tiendas expendedoras de café.

Con ello y con el mismo criterio científico con el que vienen curando una infinidad de gargantas, toses, ansiedades, insomnios y mucosidades varias aseguran poder curar la ataxia en todas sus más de 300 variedades.

La homeopatía fue creada por el alemán Samuel Hahnemann a principios del siglo XIX y se basa principalmente en el llamado “dinamismo vital” y la “Ley de la similitud”. Las enfermedades no son causadas por agentes físicos sino por la falta de armonía en la “fuerza vital”. Alteran esta fuerza interior y producen daños que serán curados por ese dinamismo interior que el ser humano posee ayudado por los remedios elaborados según las fórmulas homeópatas. Estos medicamentos se obtienen partiendo de la ley anteriormente citada que viene a resumirse en que “lo semejante se cura con lo semejante” (similia similibus curantur), o lo que es lo mismo que las sustancias tóxicas que producen síntomas en alguien sano, pueden ser usados para curar a enfermos. Debido a esto, los remedios homeopáticos se formulan en base a sustancias capaces de provocar los mismos síntomas que se busca tratar, sólo que la sustancia deberá diluirse extremadamente, siguiendo un proceso conocido como dinamización o potenciación.

En este procedimiento se parte de la susggtancia original, diluyéndola progresivamente y entre cada dilución se agita la solución (10 sacudidas contra un cuerpo elástico conocidas como “sucusión“). Estas sacudidas, según los homeópatas, transfieren al agua parte de la “esencia espiritual” de la sustancia original ya que algo básico en la homeopatía es que el agua tiene una facultad muy importante, la memoria. Y ésta debe ser selectiva porque posee el don de solamente recordar la sustancia de la que se trata no del recipiente en el que estuvo o las tuberías o cloacas por las que antes pasó.

La ataxia produce unos síntomas muy parecidos a los de la embriaguez producida por la ingestión de alcohol u otras sustancias tóxicas, así que ya se conoce la sustancia original que será infinitamente diluida hasta convertirla en una serie de bolitas de un milímetro de diámetro que posteriormente serán inoculadas al paciente, antes de cada comida y por vía chupo-sublingual.

Los autores de este estudio pretenden posteriormente llevar a cabo un ensayo clínico “doble invidente” siguiendo todos los criterios científicos habidos y por haber, para así controlar eficientemente el temido efecto placebo que aparece en cualquier ensayo y que puede confundir el verdadero efecto placebo propio de estas medicinas alopáticas.

Aunque todos tienen presente que los tratamientos homeopáticos no son baratos, pacientes, familias y asociaciones afirman sentirse muy esperanzados con esta promesa de cura ya que después de otros excesivamente caros con células madre en China que resultaron verdaderos fiascos y estafas, ven esto como más fiable por la sensatez científica que destila y, por supuesto, más asequible a sus bolsillos. “Ande vas a parar” asevera uno de ellos.